domingo, 23 de mayo de 2010

PERDIDO

Ya ha terminado. Y yo no lo he visto. Para no mentir no he visto ni un solo capítulo de una serie que ha conseguido levantar a muchos españoles de la cama antes de las seis de la mañana. Síntoma de progreso. Ya no nos levantamos sólamente para ver fútbol. No está mal como terapia.

Convencido en mi ingenuidad televisiva de que una vez finalizara 'Perdidos' le llegaría el turno a 'Lost' me hicieron ver esta mañana que mi incultura catódica es similar a mi dominio del inglés. Nada más llegar a trabajar me recibieron con un "¡No me cuentes el final!.

Lo decían con el desasosiego propio del ama de casa que después de seguir novecientos capítulos de un culebrón venezolano nota como se acerca el final y la pobre chica que lleva un montón de años sufriendo va a descubrir que su padre es megamillonario y el pollopera del que está lócamente enamorada bebe los vientos por ella desde el primer día.

Es una lástima que la serie haya terminado. Aún así me atrevo a plantear que si deciden retomar el guión incluyan a Belén Esteban en la nómina de protagonistas. No crean que es descabellado. Cuatro y Tele 5 ya son hermanas. Un día podríamos ver a Iñaki Gabilondo subiéndose a La Noria y otro a Jordi González moderando el debate de Lost.

Sinergia le llaman. Y esa situación llevaría a que en la próxima tanda de la serie, señoras y señores seguidores de la Princesa de San Blas acudan con sus hijas e hijos freaks a conocer si Belén sale triunfadora en su nueva batalla televisiva.

Propongo que Manolo Lama y el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid también tengan su papel en la serie. Y si me apuran, Jesús Vázquez puede conseguir que salgan unos niños cantando junto a unos papás orgullosos de sus pimpollos.

Que digo yo que igual así me animo. Y madrugo para ver la tele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario